Los 7 mandamientos de la higiene bucal

higiene bucal

Seguramente habrás escuchado miles de veces la clásica expresión de “más vale prevenir que curar” el refranero es muy sabio y en este artículo te vamos a dar las claves para prevenir ciertas enfermedades bucales y otras patologías que se pueden evitar siguiendo unos simples hábitos de higiene bucal.

¿Cómo saber si una boca está sana? Simplemente hay que mirar si los dientes están firmes y limpios. El aspecto de las encías debe ser rosado y no deben sangrar durante el cepillado.

Mantener la boca sana es muy fácil si seguimos una rutina diaria y constante, no te saltes ninguno de los siguientes pasos y reducirás notablemente el riesgo de contraer infecciones o tener cualquier tipo de problema relacionado con la dentadura.

  1. La regla básica que nos enseñan desde pequeños y que tenemos que hacer durante toda la vida es cepillar los dientes después de cada comida. Los movimientos deben ser cortos y suaves durante dos minutos sin olvidarnos de cepillar la lengua. En la lengua se acumulan muchas bacterias así que es importante que le dediquemos unos segundos del cepillado.
  2. Cambiar el cepillo cada 3 meses ya que las cerdas del cepillo se van deteriorando con el uso diario y dejan de tener eficacia.
  3. El hilo dental no es tan común en los hábitos diarios pero es un elemento que deberíamos incorporar todos. De este modo nos ahorraríamos muchas caries interdentales. Además facilita la eliminación de placa bacteriana. Si lo incorporamos a nuestra rutina en el cepillado nocturno notaremos las ventajas con rapidez.
  4. Los enjuagues bucales ayudan a prevenir las infecciones y la placa. Es la guinda de nuestro cepillado porque es capaz de actuar donde el cepillo y el hilo no llegan.
  5. Una vez al año es recomendable hacerse una limpieza dental profesional con el fin principal de evitar posibles enfermedades periodontales.
  6. El cuidado de la alimentación es básico a la hora de mantener nuestra boca sana, hay que favorecer la ingesta de alimentos con alto contenido en calcio y evitar en la medida de lo posible el azúcar.
  7. Visitar a tu dentista una vez al año aunque no tengas motivo aparente es un must que todo el mundo debería cumplir, aunque sea simplemente para chequear que todo está en orden.

Siguiendo estos consejos a rajatabla irás con ventaja por la vida en lo que a salud dental se refiere.