El cuidado de tu ortodoncia

cuidadosdetuortodoncia_750x750_ene17
Una sonrisa perfecta y alineada sube la autoestima y refuerza la seguridad pero para conseguirla no basta con un simple tratamiento de ortodoncia, también hay que cuidar la ortodoncia para que ésta pueda cumplir su cometido correctamente.
A continuación, te damos algunos consejos que te ayudarán a superar cualquier problema de salud oral mientras llevas la ortodoncia:
  • El cepillado después de cada comida con una pasta con flúor y cerdas suaves es esencial. Los cepillos especiales para brackets tienen una hilera de cerdas más corta que otra, el cuidado debe ser máximo porque la comida se mete fácilmente en el aparato.
  • El uso diario de la seda dental entre los dientes y el aparato es otro de los básicos que no puedes saltarte. También hay hilo dental específico para ortodoncias con un extremo más rígido y forma de U.
  • Se recomienda hacer una limpieza dental a cargo del dentista cada seis meses, esta frecuencia dependerá de lo rigurosa que sea (o no) la higiene dental en casa.
  • Durante este periodo la ingestión de azúcar se debe limitar y reducir al máximo debido a que aumenta la formación de placa y puede dañar y manchar los dientes. Por regla general la gente piensa que el tratamiento de ortodoncia mancha los dientes pero es un error, ya que lo que genera las manchas es la mala higiene, la placa se acumula alrededor de los brackets, estos producen una descalcificación que se presenta como una mancha blanca en las superficies de los dientes al quitarlos. El bracket funciona como barrera de protección.
  • Evitar alimentos duros y pegajosos ya que pueden llegar a ocasionar rotura de alguna de las partes del aparato y esto ocasionaría molestias y retraso del tratamiento.
  • Alimentos que debes evitar durante el tratamiento: chicles, palomitas, frutos secos, hielo.
  • Algunos alimentos sanos pero duros tendrás que cortarlos en trozos pequeños antes de comerlos para que no dañen tu aparato. Por ejemplo las manzanas, las peras o los melocotones.
  • No mordisquees objetos como lápices, palillos o uñas, es una costumbre también muy dañina para el aparato.
  • Si tu aparato es removible deberá lavarse con frecuencia pero nunca con calor o alcohol, si estuvieran muy sucios lo más adecuado es llevarlo a la clínica para que lo esterilicen. Lleva siempre contigo un estuche para cuando no lo uses.
  • Si te sangran las encías o se te inflaman acude a la clínica para una revisión, porque si lo dejas puede repercutir en enfermedades.

Si todavía no has dado el paso para conseguir la sonrisa perfecta todavía estás a tiempo de pasarte por una de nuestros centros para que te hagan una valoración del tratamiento de ortodoncia que necesitas.