cabecera-caries-en-los-ninos-02

La caries infantil es un problema que preocupa a muchos padres, sobre todo por las consecuencias que puede llegar a tener una caries en una boca que está en pleno desarrollo. ¿Te has preguntado por qué aparece la caries y qué puedes hacer para evitar que avance?

El esmalte de nuestros dientes es el que los protege del desgaste y le otorga su dureza. Algunas bacterias de nuestra boca se pegan al esmalte (sobre todo el Streptococo Mutans) cuando consiguen adherirse a los recovecos de más difícil acceso para nuestros cepillos de dientes, proliferan. Durante su crecimiento generan ácidos que afectan al esmalte. Cuando el hueco donde están ubicadas crece, también crece la zona donde pueden reproducirse y empiezan a crearse más huecos con más profundidad. Esta fase de la caries no duele y por tanto, no se detecta.

Si la cavidad atraviesa por completo el esmalte, igualmente no duele, pero podemos empezar a notar molestias cuando tomamos alimentos fríos o calientes. Después del esmalte viene la dentina y al ser más blandita y porosa, el avance suele ser más rápido y empieza a afectar a los nervios del diente que es cuando aparece el dolor.

La caries dental en niños suele estar directamente relacionada con dos factores muy básicos:

  • El azúcar: El azúcar es una sustancia con mucha presencia en la alimentación diaria de casi todos los niños: dulces, bebidas azucaradas, chuches, bollería industrial, etc. Como suelen comer todas estas chucherías en el recreo o el parque, no se lavan los dientes después de tomarlas, por lo que las bacterias disponen de más tiempo para trabajar. El azúcar por tanto, se convierte en el enemigo número uno de los dientes de leche, ya que favorece que las bacterias cariogénicas que están presentes en la boca se multiplique y fabriquen una mayor cantidad de ácido que ataque al esmalte y la dentina como vimos anteriormente.
  • La higiene bucodental: Si a esto le sumamos una incorrecta o insuficiente higiene bucodental, la caries pueden aparecer aunque sean dientes de leche. Por ser más pequeños y temporales no se libran del riesgo de sufrir caries.

Además, destacar que cuando la caries afecta a los dientes de leche puede provocar una inflamación que alterará y afectará al diente definitivo. Por eso es muy importante llevar a tus hijos al dentista una vez cada seis meses y así atacar las caries en sus primeras fases y prevenir problemas posteriores.