cabecera-cuando-salen-los-ddl-02

En este post vamos a hablar de los dientes de leche o temporales. En concreto nos centraremos en: cuándo salen, cuánto tardan en cambiar a definitivos, y algunos consejos prácticos para cuando salgan los temporales.

Para empezar debemos saber que los dientes de leche van a salir dentro de los 2 primeros años de vida y su permanencia dura alrededor de 12 años. Por lo que va a ser muy importante estar pendientes a los cambios que experimente la dentadura del niño.

Su aparición es desde el centro de la boca hacia los lados. Primero salen los incisivos centrales (paletas) y se van alternando entre arriba y abajo y de izquierda a derecha.

Diferencias entre los dientes de leche y los definitivos

La dentadura temporal está compuesta por un total de 20 dientes en contraposición a los 28 de un adulto. Y pueden llegar a ser 32 dientes si incluimos los terceros molares (las muelas del juicio).

La mayor diferencia entre la dentadura temporal y la definitiva es que en la dentadura definitiva existen los premolares, que son 8.

Aparición de los dientes de leche

Durante los dos primeros años veremos la aparición progresiva de los dientes temporales (de leche). Así que tranquilos, os queda mucho tiempo para preparar la ceremonia del ratoncito Pérez.

Mientras tanto, el proceso empezará con una inflamación de las encías que causan muchas molestias a los pequeños. Será una época en la que estén más irritables de lo habitual. Los padres podéis ayudarles a pasar por este primer bache y en los casos más graves el odontopediatra podrá ayudaros también.

¿En qué consisten las molestias? Los dientes empiezan a aparecer aproximadamente a los seis meses de edad y cuando tienen alrededor de tres años ya tienen su dentadura completa. En el momento en el que los dientes empiezan a erupcionar, es normal que el bebé se sienta muy molesto. Notaréis sus encías inflamadas y enrojecidas y la irritación le molestará tanto que querrá tocársela.

Además de estos síntomas, en el momento en el que a tu hijo empiezan a salirle los dientes, otra señal es que babeará más de lo normal y no querrá comer. En algunos casos llegan a tener décimas de fiebre y problemas para conciliar el sueño a causa del dolor.

Estos síntomas son los típicos de las enfermedades que se tienen durante la época de la guardería. Un momento ideal para llevar al bebé a la consulta del odontopediatra para que revise que está todo en orden.

Si tu hijo siente molestias y no sabes cómo ayudarle, lo mejor es que te quedes a su lado y le transmitas confianza y tranquilidad. Algo que les alivia es pasar una gasa húmeda con agua fría sobre sus encías un par de veces al día para calmar la irritación. Los líquidos y la comida fría también ayudan.