cuidadodientesleche-_750x750_sept16

Seguro que sabes que los dientes de leche son determinantes en el desarrollo infantil, por lo que es fundamental cuidarlos bien. ¿Sabes qué papel desempeñan? ¿Cómo podemos ayudarles a mantenerlos sanos? ¿Hay alguna técnica especial de cepillado para los bebés? ¿Cómo podemos hacer que se acostumbren a llevar una rutina de higiene bucal? En este artículo intentamos esclarecer todas tus dudas. 

El papel tan importante de los dientes de leche 

El ser humano sufre solamente dos denticiones en su vida. La primera es la conocida como “dientes de leche” y se experimenta entre los 6 meses y los dos años y medio. Es una dentición  temporal que está compuesta por veinte piezas:

  • 8 incisivos
  • 4 caninos
  • 8 molares

No hay que subestimar el poco tiempo que los tenemos ya que los dientes de leche son vitales para el desarrollo del niño. Estos van a contribuir al desarrollo del lenguaje, a la correcta alineación de la dentadura definitiva y a la masticación.

Un factor a tener en cuenta es la fragilidad. Como norma general son más pequeños y más gruesos que los dientes definitivos. El esmalte es más fino y está menos mineralizado con lo cual son más vulnerables a la caries. Es por esta razón por la que tenemos que estar más alerta con los cuidado de higiene y EL control de las chucherías.

Llevar una dieta sana es una prioridad, ya que debido al consumo de alimentos con azúcares, favorece la aparición de problemas bucales.

El cuidado de la boca de tu hijo paso a paso

No olvidemos que ha de ser un trabajo diario. Si sigues estos consejos para tus hijos conseguirás evitar muchos problemas bucales:

  • Debes empezar cuando es un bebé a cepillar sus encías con un cepillo de cerdas muy suaves. Si lo haces cada día durante el baño lo incorporará como parte de su rutina sin darse cuenta. 
  • Los menores de 3 años pueden usar un poquito de la pasta dental familiar que contenga un mínimo de 1.000 partes por millón de flúor. Las pastas dentríficas con menos flúor no son eficaces contra la caries. Los niños de entre tres y seis años deben utilizar una cantidad de pasta del tamaño de un guisante y que contenga entre 1.350 y 1.500 ppm de flúor. Esta información está reflejada en el envase de la pasta de dientes. 
  • Se han detectado casos de niños que han chupado el tubo o se han tragado la pasta. Evita esto poniéndolo fuera de su alcance.
  • La duración del cepillado debe ser de dos minutos al menos 2 veces al día, una de ellas antes de acostarse y la otra después de la comida principal. Enséñales que tienen que escupir el exceso de pasta.
  • Hasta los 7 u 8 años, debes vigilar a tus hijos mientras se cepillan los dientes, para comprobar que lo hacen y además lo hacen bien. A partir esa edad los niños deben ser capaces de cepillarse solos, aunque no está de más aparecer de vez en cuando para pasar revista y comprobar que siguen haciéndolo igual de bien que les enseñaste. 

No te olvides que las caries las causa el ácido creado por las bacterias que se encuentran en la boca. Este ácido ataca el esmalte y puede causar pequeñas manchas blancas que, aunque son diminutas, se notan a simple vista. Lo mejor que puedes hacer es inspeccionar los dientes de los niños en busca de signos de caries antes de su primera revisión de salud bucodental y después, visitar al dentista.

A la edad de 5 o 6 años los niños empiezan con las primeras mellas, y el proceso de la caída de dientes de leche dura hasta los 10 u 11. A partir de los 6 años comienza a aparecer la segunda dentición y será conveniente reforzar nuevos hábitos de higiene bucodental.