cabecera-pasta-dientes-02

A la hora de elegir la pasta de dientes de los niños tenemos que poner especial atención al contenido en flúor que tienen éstas. Cierto es que el flúor, en su correcta dosis, es el método más adecuado para la prevención de la caries. Pero tragar demasiado flúor durante el periodo de la dentición puede alterar el esmalte de los dientes haciendo aparecer manchas conocidas como “fluorosis”.

Por tanto, el uso del flúor en niños pequeños tiene unas dosi recomendada con ciertos límites de seguridad. El protocolo a seguir hasta los 6 años de edad, será usar la pasta dentífrica infantil que contenga flúor pero en menor cantidad.

¿Qué pasa con los más pequeños?

Con los más pequeños de la casa hay que controlar las cantidades. No se puede dejar a los niños solos durante el cepillado porque habrá que supervisar que no se pongan más crema dental de la cuenta.

¿Cuáles son las dosis recomendadas?

  • De 0 a 4 años. En esta etapa se produce la calcificación y maduración de los primeros incisivos y molares permanentes, por tanto el riesgo a que presenten manchas en estas piezas es mayor. El peligro está sobre todo entre los 15 y 30 meses de edad. Los fluoruros deben ser controlados rigurosamente y estar en equilibrio con la necesidad de prevenir la caries. Entre los 6 meses y los dos años, la pasta de dientes de 500ppm de flúor y el tamaño de un guisante. A los dos años la pasta ya puede contener 1000 ppm. de flúor. 
  • De 4 a 6 años. En este periodo se calcifican los dientes posteriores (premolares y segundos molares) y aunque hay un riesgo alto de que salgan manchas en el esmalte, sería un problema estético menor (porque estas piezas no están a la vista) frente al beneficio de la prevención de la caries que aporta el flúor.  Entre los 2 y 6 años, la pasta de dientes puede contener entre 1000 y 1450 ppm de flúor y el tamaño sigue siendo igual que un guisante.
  • De 6 años en adelante. A partir de esta edad el riesgo de que aparezcan manchas en el esmalte es insignificante, exceptuando los terceros molares que todavía no han salido. Se recomienda el uso de una pasta dentífrica con 1450ppm de flúor y una cantidad estándar de 1 a 2 cm.

¿Enjuagues bucales sí o no? 

Siempre y cuando los enjuagues bucales sean específicos para niños podrán usarlos, ya que los enjuagues de adultos contienen una cantidad más elevada de flúor y corren más riesgo de fluorosis.

Los enjuagues bucales o colutorios infantiles también son eficaces en la prevención de la caries en los dientes permanentes, por tanto su uso sí es recomendado a partir de los 6 años para asegurarnos que el niño no se tragará el líquido.

Se recomienda siempre:

  • Un adulto supervisando el cepillado y enjuague.
  • Una solución de flúor al 0,05% para el uso diario.
  • El enjuague bucal de los niños debe ser de 10 mililitros de colutorio durante un minuto para escupirlo después, evitando siempre la ingesta.
  • Media hora después del enjuague el niño no debe comer ni beber porque, de este modo, se produciría la ingesta de este elemento.
  • Otra variable puede ser que se haga un enjuague semanal al 0,2% de flúor sin ingerir nada media hora después.

Para terminar, nos gustaría subrayar que las pastas dentales que usen los niños deben ser infantiles, ya que contienen el flúor que necesitan para prevenir la caries y reducir los riesgos de fluorosis y ¡no lo dejes solo en el cepillado!